Tipos de exámenes

Según Rafael María Bañón González -médico forense del Instituto Médico Alicante y profesor asociado de la Facultad de Medicina de la Universidad de Murcia-, “pese a que la diferenciación morfológica del desarrollo afecta a gran número de elementos corporales, sólo unos pocos han sido propuestos para la estimación de la edad, y aún de éstos, muchos carecen de los criterios necesarios para ser utilizados con este fin”. Según el propio doctor, las pruebas suelen seguir el siguiente proceso:

Examen físico

Es un aspecto necesario en los análisis, ya que permite comprobar que el inmigrante ha aceptado someterse a las pruebas y que conoce los daños que pueden causarle. El examen se fundamenta en tres bases:

  • El forense debe medir la talla y el peso del joven, y determinar su constitución corporal.
  • El examinador debe comprobar el desarrollo e implantación del vello púbico y axilar y el estado de desarrollo de los genitales del sujeto.
  • Por último, se debe determinar si existe cualquier patología que pueda alterar un crecimiento óseo adecuado a la edad cronológica (hiper e hipotiroidismo, hipopituitarismo, síndrome adrenogenital, tumores ováricos o testiculares, pubertad precoz, algunos casos de mongolismo…). Además, se debe anotar o descartar la presencia de enfermedades crónicas y malnutriciones prolongadas que afecten al desarrollo del esqueleto.

Estudio radiológico esquelético

En 1958, Tanner y Whitehouse crearon un método de estimación de la edad que, posteriormente, fue actualizado por otros profesionales del campo. El estudio incluye tres “escalas”: laTW2-20 huesos, la TW2-carpo y la TW2-RUS. De estas tres, la más utilizada es la última, ya que valora de forma separada el radio, el cúbito y algunas articulaciones interfalángicas.

El objetivo de estos estudios es detectar las desviaciones de la normalidad de los niños durante su crecimiento. Sin embargo, las grandes diferencias entre individuos y la escasez de información que proporcionan las pruebas derivan en un margen de error muy amplio. Las otras técnicas de medida de la maduración ósea -como el empleo de ultrasonidos- se encuentran todavía en estadios de desarrollo muy bajos.

Estudio de maduración dental

En el rango de edad relevante para estas pruebas (justo antes y justo después de los 18 años), la dentición está prácticamente desarrollada, a excepción del tercer molar, cuyas características y periodos de aparición son muy variables.

Según el odontólogo Harry Mincer, “la única razón que nos obliga a confiar en la formación del tercer molar como elemento de estimación de la edad cronológica es la de que hay muy pocos métodos alternativos durante el período entre los 15 y los 20 años. Todos los otros dientes han erupcionado y han completado la formación de su raíz. Todos los huesos de la muñeca y la mano han adquirido su morfología adulta y se ha fusionado sus epífisis. La aparición de los caracteres sexuales secundarios ya ha ocurrido. Por consiguiente, salvo la osificación de algunas suturas craneales y postaxiales (que son de por sí suficientemente variables) no existen otros criterios para valorar la edad cronológica”.

Volver a “Pruebas de Edad”

Volver a la página principal

<!–[if !mso]> <! st1\:*{behavior:url(#ieooui) } –>

Según Rafael María Bañón González -médico forense del Instituto Médico Alicante y profesor asociado de la Facultad de Medicina de la Universidad de Murcia-, “pese a que la diferenciación morfológica del desarrollo afecta a gran número de elementos corporales, sólo unos pocos han sido propuestos para la estimación de la edad, y aún de éstos, muchos carecen de los criterios necesarios para ser utilizados con este fin”. Según el propio doctor, las pruebas suelen seguir el siguiente proceso:

Examen físico

Es un aspecto necesario en los análisis, ya que permite comprobar que el inmigrante ha aceptado someterse a las pruebas y que conoce los daños que pueden causarle. El examen se fundamenta en tres bases:

El forense debe medir la talla y el peso del joven, y determinar su constitución corporal.

El examinador debe comprobar el desarrollo e implantación del vello púbico y axilar y el estado de desarrollo de los genitales del sujeto.

Por último, se debe determinar si existe cualquier patología que pueda alterar un crecimiento óseo adecuado a la edad cronológica (hiper e hipotiroidismo, hipopituitarismo, síndrome adrenogenital, tumores ováricos o testiculares, pubertad precoz, algunos casos de mongolismo…). Además, se debe la presencia de enfermedades crónicas y malnutriciones prolongadas que pueden afectar al desarrollo del esqueleto.

Estudio radiológico esquelético

En 1958, Tanner y Whitehouse crearon un método de estimación de la edad que, posteriormente, fue actualizado por otros profesionales del campo. El estudio incluye tres “escalas”: laTW2-20 huesos, la TW2-carpo y la TW2-RUS. De estas tres, la más utilizada es la última, ya que valora de forma separada el radio, el cúbito y algunas articulaciones interfalángicas.

El objetivo de estos estudios es detectar las desviaciones de la normalidad de los niños durante su crecimiento. Sin embargo, las grandes diferencias entre individuos y la escasez de información que proporcionan las pruebas derivan en un rango de error muy amplio. Las otras técnicas de medida de la maduración ósea -como el empleo de ultrasonidos- se encuentran todavía en estadios de desarrollo muy bajos.

Estudio de maduración dental

En el rango de edad relevante para estas pruebas (justo antes y justo después de los 18 años), la dentición está prácticamente desarrollada, a excepción del tercer molar, cuyas características y periodos de aparición son muy variables.

Según el odontólogo Harry Mincer, “la única razón que nos obliga a confiar en la formación del tercer molar como elemento de estimación de la edad cronológica es la de que hay muy pocos métodos alternativos durante el período entre los 15 y los 20 años. Todos los otros dientes han erupcionado y han completado la formación de su raíz. Todos los huesos de la muñeca y la mano han adquirido su morfología adulta y se ha fusionado sus epífisis. La aparición de los caracteres sexuales secundarios ya ha ocurrido. Por consiguiente, salvo la osificación de algunas suturas craneales y postaxiales (que son de por sí suficientemente variables) no existen otros criterios para valorar la edad cronológica”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s