Integración a través de la lengua

Inmigración e integración, dos conceptos que deberían caminar de la mano. Y una iniciativa que los une. En l’Alcúdia, esto trata de conseguirse a través de un idioma común que relacione a inmigrantes y lugareños. Pero, a diferencia de otros municipios, el idioma escogido para esta unión no es el español, aunque es cierto que se dan algunas clases del idioma patrio. En esta localidad de la Ribera han decidido ir más allá y potenciar la integración a través del valenciano.

Ximo Martínez, profesor de la Escuela de Adultos de l’Alcúdia, es el coordinador de esta iniciativa.

Ximo Martínez, profesor de valenciano para inmigrantes

Ximo Martínez, profesor de valenciano para inmigrantes. / MARILÓ ÁLVAREZ

Respuesta: Bien, nosotros llevamos 26 años en la escuela, trabajando con adultos y desde hace unos diez o doce años empezaron a venir un número mayor de inmigrantes. Hasta ahora siempre pedían enseñamiento en castellano pero aquí en l’Alcúdia, en concreto, desde hace cuatro años, como somos una zona valenciano-parlante los inmigrantes nos han ido pidiendo que también hiciéramos algún grupo de valenciano con ellos.

Empezamos el primer año sin demasiadas expectativas, no esperábamos tener mucha gente, empezamos con ocho o diez personas, pero ahora tenemos unas veinte por grupo. Es bastante complicado, y más siendo valenciano. Se trata de gente que ya está enraizada aquí, vive aquí desde hace tiempo o pasa gran parte del año aquí en el pueblo y, como he dicho antes, como es una zona valenciano-parlante, sienten la necesidad de integrarse también a través de la lengua.

En nuestro programa, ellos aprenden usando, sobre todo, el lenguaje oral -también un poco el escrito- a través de un método que estuvimos trabajando también con la diputación, llamado “Cercles de conversa”. Está pensado para gente mayor y que puede desarrollarse perfectamente en valenciano, en temas fundamentales a partir del os que vamos trabajando toda una serie de situaciones como la familia, descripción de personas, actividades… y bien, eso es lo que estamos haciendo.

P.: Supongo que les resultará un poco más difícil  recibir las clases en valenciano.

R.: No, es como cualquier otra lengua. Cuando viene un inmigrante él no sabe nada y da igual que le expliques en castellano, en valenciano o en la lengua que sea. Él parte de cero. Por lo tanto, es como todo. Ni más difícil ni más fácil.

En algunos colectivos puede ser un poco más complicado porque estén más alejados culturalmente pero no.

P.: De todas formas, para ellos resultará una forma de integración magnífica porque no se trata sólo de aprender una lengua para comunicarse, como en el caso del español sino que es dar un paso más y aprender la lengua de aquí, de Valencia.

R.: Sí, además, no sé si conocerás l’Alcúdia pero aquí somos valenciano-parlantes, todo se hace en valenciano. En el Ayuntamiento, por ejemplo, cualquier documento está en valenciano. Es la única que se usa como lengua vehicular.

Además, de los cuatro colegios del municipio, hay tres en línea en valenciano y el cuarto es de adaptación progresiva. Por lo tanto, aquí la vida es en valenciano. Ellos sienten esa necesidad y, de hecho, las familias ven que sus hijos, escolarizados aquí ya hablan valenciano, y ven como una necesidad aprender valenciano.

Aquí todas las publicaciones se hacen siempre en valenciano. Y, además, no hay ningún problema. Así como en otros sitios siempre ha habido problemas si no hay bilingüismo, aquí no hay ningún problema. No ha ido nadie nunca a protestar de porqué se hace en esta lengua y no en las dos. Desde primera hora se ha hecho de esta forma y nos entendemos todos en valenciano. Es una cuestión de voluntad.

P.: Además, en l’Alcúdia cualquier trámite, como apuntabas, se hace en valenciano así que es ambién la manera también de evitarse las traducciones en cualquier actividad cotidiana.

R.: Sí y, además, es muy incongruente que vayas a aprender castellano, -de hecho, nosotros tenemos algún grupo de inmigrantes en castellano- y después se van a la calle y, cuando están hablando con la gente, no utilizan el castellano. Sino, no entienden lo que les dicen. Los que van y vienen, que son un poco nómadas, esos no. Pero los que sí están aquí, que viven aquí y están más enraizados aquí, esos sí quieren aprender valenciano.

P.: Sí, sobre todo será útil para las familias con hijos escolarizados en valenciano. Sería muy incongruente que ellos empezaran a estudiar  español en vez de valenciano.

R.: Sí y, sobre todo, suelen ser las madres sudamericanas, que tienen a los niños escolarizados aquí, y ellas ven ese corte. Los hijos están hablando en valenciano en todas partes y todos los libros los tienen en este idioma y ellas se han quedado un poco fuera.

Por eso aquí les damos esa posibilidad, que no creo que tengan demasiadas ofertas en otros sitios. Tienen esa posibilidad. Ya saben que pueden venir aquí al colegio y son atendidos.

P.: Las iniciativas de este tipo, de enseñanza en valenciano, no son muy frecuentes.

R.: No, al menos aquí no conocemos. No sé en otros sitios pero en los pueblos de los alrededores, en castellano sí, pero en valenciano no creo que estén haciendo nada.

Este es el cuarto año que estamos nosotros y tenemos una valoración muy positiva. El año que viene continuaremos y esperemos tener más matrículas. De hecho, en este grupo ya hay más matrículas que en alguno de los grupos de castellano.

P.: Además, el número de personas en la línea en valenciano ha ido duplicándose año tras año.

R.: Sí, van diciéndoselo unos a otros. Además, nosotros también lo fomentamos porque a la gente que viene a aprender castellano y está ya dos años aprendiendo el idioma, vamos diciéndoles “venga, aprended valenciano también”, y vas picándoles un poco. Siempre hay alguno que se anima y quiere pasar a hacer valenciano. Vamos fomentándolo. Vamos haciendo país poco a poco.

P.: Supongo que, una vez aprendido el español, el valenciano -que, gramaticalmente, es un idioma muy similar- aún les costará menos.

R.: Sí, sí. Además, ya te digo, tenemos un chico senegalés. Imagínate que tiene que ver el valenciano con su lengua. Pues el chico ha empezado y la primera lengua que está estudiando es el valenciano. Y no lo es difícil. Es todo una cuestión de voluntad. Si tú quieres aprender, da igual que sea valenciano o el idioma que sea.

Los que son sudamericanos, evidentemente, lo tienen más fácil que cualquier persona del este porque ya controlan el castellano y pueden ayudarse un poco. Pero es una cuestión de querer aprender.

P.: Y también de querer hacer pueblo.

R.: Sí, de querer hacer pueblo. Es eso. En definitiva, ellos lo que quieren es integrarse, estar aquí y ser uno más en el pueblo, y uno más hablando en valenciano.

Audio: María Dolores Álvarez entrevista a Ximo Martínez.

Volver a “A clase”

Volver a la página principal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s