El Estado de Bienestar: la inmigración en España

El Estado de Bienestar se legitima asumiendo las responsabilidades de llevar a cabo una política social que libere a sus ciudadanos de las amenazas de la pobreza, la enfermedad, la ignorancia y el desempleo.

Esta responsabilidad implica no sólo la intervención en la acogida y protección de los inmigrantes, sino también en la protección de la juventud y la infancia

En los países democráticos y desarrollados de Europa, la intervención de las instituciones del bienestar en la acogida y protección de los inmigrantes comenzó a actuar sin esperar a que la opinión pública y los distintos gobiernos asumieran la cuestión de la integración de los inmigrantes.

Chico paseando por el cauce del río. / CELIA VERDEJO

A mediados de los 70, esta política de acogimiento tuvo que  replantearse y evaluarse en términos de su operatividad para una convivencia social pacífica, teniendo en cuenta su repercusión sobre los nuevos flujos migratorios que habían empezado a suscitar inquietudes y actitudes xenófobas.

Las dos posturas, radicalmente opuestas, se enfrentaron. Por un lado, la línea antiinmigración que insiste en el cierre de fronteras y en el argumento de que Europa ni debe ni puede pagar por el desempleo y la miseria de los que siguen viniendo a pesar de arriesgarse al paro. Por el otro, coge fuerza el desarrollo de un planteamiento de carácter ético que insiste en los derechos que tienen los inmigrantes a las prestaciones.

Y es ante esa polémica como se desarrolla la postura intermedia, que será la consensuada finalmente por los Gobiernos de la Unión Europea: derechos de los inmigrantes y participación de éstos en las instituciones del bienestar para que puedan alcanzar en su integración el nivel necesario de acomodo económico y social. Pero todo ello con un control de los flujos en función de los mercados de trabajo para que una proporción suficiente de los llegados sea contribuyente neto a los gastos de las instituciones.

Poco después, España se incorporaría a la Unión Europea y, por tanto, a las reuniones de ministros europeos responsables para cuestiones de inmigración, poco antes de convertirse en un país receptor de inmigración. Ese es el punto del que se parte cuando la Administración del Estado comienza a ocuparse de regular la inmigración.

Por tanto, puede decirse que, en el caso español, las prestaciones del bienestar empezaron a extenderse a los inmigrantes por humanitarismo y exigencias éticas antes de aplicarse como vía para la integración. Cabe constatar que hoy en día  sigue siendo ésta la perspectiva desde la que se mira todavía por una mayoría de españoles y también por los inmigrantes.

Más información:

-Ministerio de Educación y Ciencia. “Evolución y situación actual de la presencia del alumnado extranjero en el sistema educativo español (1996-2007)” [en línea]. Centro de investigación y documentación educativa.  Agosto 2007. Disponible en Web: <http://www.aulaintercultural.org/IMG/pdf/Alumnado_extranjero_2007_1_.pdf>

-Ministerio de Educación y Ciencia. “La integración del alumnado extranjero en la escuela 2008” [en línea]. Secretaría de Estado de Inmigración e Emigración. Disponible en Web: <http://www.aulaintercultural.org/IMG/pdf/ecuela_migracion-2008.pdf>

-Ministerio de Educación y Ciencia. “INFORME PISA 2006. Programa para la evaluación Internacional de Alumnos de la OCDE” [en línea]. Secretaria General de Educación. 2007. Disponible en Web: <http://www.mec.es/multimedia/00005713.pdf>

Volver a “Planes de integración”

Volver a la página principal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s