La quimera de la residencia legal

Rachid camina junto a un amigo.

Dos subsaharianos camina junto a un amigo. / ANDREA BONO

Rachid -nombre ficticio- tenía 17 años y 4 meses cuando dejó Argelia e inmigró a España en busca de una oportunidad. Como le faltaban sólo ocho meses para cumplir la mayoría de edad, fue uno de tantos menores que, al cumplir los dieciocho años, quedó desprotegido y bajo la ley de Extranjería como inmigrante “mayor” irregular. Este hecho es causa de que se produzcan importantes demoras en el trámite de obtención del permiso de residencia (un mínimo de nueve meses según la Ley de Extranjería, pero que, en ocasiones, se demora 2 ó 3 años). Rachid tuvo que abandonar el centro de acogida al llegar a la mayoría de edad y decidió trasladarse a la Comunidad Autónoma de Murcia, donde trabajar “sin papeles” es más sencillo que en la Comunitat Valenciana. Allí trabaja en el campo y sigue luchando por sobrevivir.

El problema de Rachid es uno de los más graves a los que se enfrenta el menor extranjero tutelado. Según una noticia de El País, “Tutelados pero sin papeles”, cerca del 90% de los menores extranjeros en España carece de permiso de residencia. La noticia recoge el testimonio de Moussa, quien llegó de Marruecos hace ocho años y que, cuando cumplió los dieciocho años, tuvo que escuchar “coge tus cosas y hasta luego”, sin papeles, sin protección y abocado a la irregularidad.

¿Qué dice la Ley de Extranjería -modificada en 2009-?

El artículo 35 de la Ley de Extranjería establece, en su apartado 4.º, que desde el mismo momento en que quede acreditada la imposibilidad de que el menor sea repatriado deberá otorgársele un permiso de residencia. El plazo de 9 meses, marca el límite que impera el otorgamiento del permiso de residencia al menor. Pero las normas, una vez más, chocan con la realidad.

¿Cuándo se ponen en marcha las varillas del reloj para que pasen los 9 meses?

Miguel Armenteros León, Fiscal de la Audiencia Provincial de Pontevedra, afirma que lo más adecuado para el menor “es tomar como referencia el momento en que el menor es puesto a disposición de los servicios de protección de menores, el cual normalmente va a ser un momento previo al de la declaración formal del desamparo” y añade que éste criterio es el más beneficioso para el menor y, por lo tanto, “el más acorde con el principio del favor minoris que debe inspirar toda actuación e interpretación en esta materia”. Aunque, lo más lógico sería poner el cronómetro en marcha cuando el menor llega a España, cosa que resulta inoperante porque nunca se conoce exactamente cuándo fue su llegada, salvo que sea encontrado en la misma frontera.

Y cuando pasan los 9 meses…

Sin embargo, los problemas continúan. El permiso de residencia no se obtiene de forma inmediata, sino que los trámites administrativos que hay que realizar llevan su tiempo (en torno a 2 o 3 meses), por ello hay que anticiparse y solicitar el permiso de residencia cuando el menor lleve ya, a disposición de los servicios de menores, 6 o 7 meses para que así, al cumplirse los 9, pueda obtenerlo inmediatamente. Sin embargo, este plazo rara vez se cumple.

En este sentido, el problema principal es que, en algunos casos, los menores extranjeros que llegan a España sin estar acompañados de un adulto responsable de ellos es que, con la exigencia de nueve meses para obtener el permiso de residencia, estos menores alcanzan la mayoría de edad durante la espera. En estos casos, estos menores pasan directamente a ser considerados mayores “sin papeles” y, por lo tanto, procede la expulsión.

“Ni permiso de residencia permanente, ni permiso de trabajo”

Según el presidente de la Asociación Valenciana de Ayuda al Refugiado (AVAR), Javier Edo, la Ley de Extranjería establece que si han estado más de cinco años tutelados, se les otorga el permiso de residencia permanente (artículo 73e Reglamento de la Ley Orgánica de Extranjería). “Cinco años es mucho. Este requisito es, de hecho, una aberración jurídica, porque obliga a los niños a emigrar con 13 años, cuando todavía no tienen un proyecto de emigración ni tiene apenas mecanismos de defensa”, denuncia el presidente de la asociación.

Por este férreo requisito, la mayoría de los casos que se contabilizan en la Administración central no está amparada por una tutela de 5 años. “Si cuando cumple la mayoría de edad, no tiene un contrato y no lleva más de 5 años, se le concede un permiso por un año”, explica Javier Edo, quien agrega que si en ese plazo no ha encontrado trabajo, no podrá  renovar el permiso de residencia y quedará en la misma situación que las 300.000 personas que se encuentran en situación irregular y estará expuesto a ser expulsado del país y, en caso de no ser expulsado, “se les condena a trabajar ilegalmente”.

Pero, conseguir un trabajo dada la coyuntura económica actual es una apuesta que tiene todas las papeletas de perder. En este sentido, el asesor jurídico de CeiMigra, Mimi Boughaleb, el problema radica en que los menores, pese a que salen de un centro de menores documentados, en el momento de solicitar la renovación del permiso de residencia tienen que aportar un contrato laboral de un año y a jornada completa. “Es una discriminación negativa”, lamenta el asesor jurídico marroquí en referencia a los obstáculos que han de soslayar estos menores que además se encontran solos en España frente a los “beneficios” de los menores extranjeros que se hallan en España a merced de la reagrupación familiar que sí tienen permiso de trabajo.

¿Cuál sería la solución?

La entrega inmediata del permiso de residencia al menor desde que es tutelado, teniendo en cuenta que, a partir de ese momento, su estancia y situación en España será regular. Además, esta solución no significaría la imposibilidad de repatriación del menor aún con permiso de residencia, pues el hecho de que el menor posea el permiso, no es obstáculo para su repatriación, incluso ya transcurridos los 9 meses establecidos, teniendo en cuenta siempre, el interés superior del menor.

Volver a “El recorrido legal”

Volver a “Hecha la Ley, hecha la trampa”

Volver a la página inicial

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s