El recorrido legal

Munir Idrissi llegó a España desde Omán con 17 años. (haz click en la imagen para conocer su historia) / LAILA CHUKAIR

El presidente de la Asociación Valenciana de Ayuda al Refugiado (AVAR), Javier Edo, explica que cuando un Menor Extranjero No Acompañado (MENA) es detectado y localizado en situación de desprotección y desamparo por cualquier persona, se debe poner en conocimiento de las autoridades y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

“Inmediatamente, se procede a la determinación de la edad del menor”, afirma el presidente de la asociación. Sin embargo, uno de los problemas fundamentales es que no existe un protocolo de actuación homogéneo en todo el Estado español para la realización de las pruebas de edad, por lo que se producen un gran número de irregularidades. En consecuencia, se ha determinado en muchos casos que los “supuestos menores” localizados son mayores de edad, bien por no respetar el principio de in dubio favor minoris (en caso de duda, a favor del menor), bien porque no se ha tenido en cuenta el pasaporte del menor.

Una vez que se ha determinado la edad y ha quedado acreditada su minoría, procede la declaración del MENA en situación de desamparo y, consiguientemente, la asunción de la tutela del menor extranjero por parte de la Administración pública de la Comunidad Autónoma donde se halle el menor extranjero. Según Javier Edo, en primer lugar, el MENA pasa a un centro de recepción, donde puede estar un máximo de tres meses, para luego pasar a un centro de acogida, que puede ser público, privado o concertado, donde se normaliza su situación. “Permanece allí hasta que se determine que su repatriación o, de lo contrario, si se determina que no es posible su vuelta a su país de origen, se le asigna una familia de acogida en España o se queda en el centro hasta que cumple la mayoría de edad”, apunta Javier Edo.

A tenor de lo que especifica la Ley de Extranjería, en este periodo de tiempo debe facilitarse el permiso de residencia en un plazo de nueve meses para que el menor extranjero pueda vivir en España legalmente y acceder a todos los derechos y servicios que implica la permanencia regularizada en España. Sin embargo, desgraciadamente, esto no siempre sucede así.

Volver a “Hecha la ley, hecha la trampa”

Volver a la página inicial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s