Los centros de emancipación

Junto con Mensajeros de la Paz y La Calle en Madrid, AVAR es una de las pocas entidades que no abandonan a los MENA cuando alcanza la mayoría de edad. Esta asociación recibió en 2003 el Premio Nacional de Buenas Prácticas por lanzar una iniciativa pionera en la Comunidad Valenciana: los centros de emancipación. Se trata, como su propio nombre indica, de un recurso que permite a los “neoadultos” permecer durante unos pocos años a cargo de la entidad con el objetivo de que adquieran las capacidades necesarias para poder valerse por sí mismo una vez se independicen totalmente.

AVAR cuenta con dos centros de emancipación en Onteniente (Valencia) con capacidad para 11 chicos en total. Edo reconoce que es una cifra insuficiente, pero asegura que la entidad mantiene este proyecto como un acto de militancia, “porque creemos que el sistema de protección debe proteger a los menores cuando han cumplido la mayoría de edad, igual que sucede con un chico español, ya que la tutela no se rompe con la mayoría de edad, sino que se prolonga hasta los 20 años”.

En los centro de emancipación los menores cocinan, limpian y se ocupan de comprar y administrar el dinero. Realizan cursillos en habilidades sociales, refuerzan sus conocimientos de castellano, reciben asistencia jurídica para regularizar su situación y, sobre todo, aprenden a convivir.

Aún así, el aspecto más interesante de esta iniciativa es que conecta a los jóvenes con la oferta formativa del municipio y sus alrededores. Las escuelas taller que ofrecen algunos ayuntamientos son la mejor opción para estos chicos. En ellas reciben formación durante 6 meses en alguna disciplina profesional (albañilería, fontanería, costura, etc) y luego se les ofrece un contrato de formación que les permite no sólo encontrar un permiso de trabajo, sino también recibir unos ingresos mínimos que pueden ahorrar de cara a su salida del centro.

Sin embargo, hace más de dos años que AVAR no ha conseguido ubicar a uno de sus chicos en una escuela taller de la zona. Sencillamente porque la oferta prácticamente ha desaparecido. La crisis, cuyos efectos se están haciendo notar especialmente en una comarca como la de la Vall d’Albaida, vinculada a la industria textil, un sector que está en franca de decadencia, ha reducido drásticamente el número de cursos de formación gratuitos. Los pocos que aún queda, como los del Servef, están ahora más solicitados que nunca por los propios españoles, de manera que los inmigrante pocas veces tienen opción de conseguir una plaza.

En teoría, los jóvenes que AVAR acoge en sus centros de emancipación podrían permanecer en ellos hasta los 23 años. Pero, según indica Agustina Vidal, educadora del centro, rara vez han llegado a cumplir los 19. Y es que, al estar subvencionados por la Generalitat, es ésta la que determina cuándo entran o salen los chicos de los centros y, por lo general, tiene bastante prisa en quitárselos de encima.

El coordinador de centros de AVAR, José Antonio García, asegura que en los últimos años están teniendo muchos problemas para conseguir un trabajo para los chicos antes de que la Administración los expulse. “La mayoría de los chicos sale del centro sin ninguna garantía económica”, apunta. Aún así, unos meses antes de su salida, la asociación trata de buscar recursos a los que puedan acceder, como asociaciones que trabajen con inmigrantes, albergues, etc.

Ni Munir, ni Amín, ni Nuri han conseguido un empleo en el tiempo que llevan en el centro de acogida. Pronto cumplirán los 19 años y es muy probable que para entonces ya hayan dejado el centro. La frustración es visible en sus miradas. “Vine a España para trabajar. Llevo aquí tres años y no he conseguido ningún empleo. He perdido todo este tiempo”, explica Nuri.

Agustina lleva casi cerca de un año con él (entró antes de cumplir los 18). Asegura que es muy buen chico, de “lo mejorcito” que tienen en los centros, y se nota que le duele pensar que en poco tiempo saldrá de allí sin nada y que le espera un futuro muy gris a pesar de su juventud. “Se les cierran puertas por todos lados. Todo está en contra de ellos”, comenta con amargura.

Volver a “Después de los 18 años”

Volver a la página principal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s